martes, 14 de mayo de 2019

Benialofar, un arrabal bajo La Florida.

          Quizás a muchos les desconcertará el nombre del título, más propio de pueblo levantino o de las sierras de Cádiz o Málaga, pero no hay que ir tan lejos, ya que corresponde a un antiguo barrio de origen árabe situado junto a los Caños de Carmona y muy próximo al exterior de la desaparecida Puerta de Carmona. Por ubicarse extramuros, se le conoce como arrabal de Benialofar, al igual que lo fueron Triana, La Macarena y, posteriormente, el colindante San Roque y San Bernardo.

Vista aérea del edificio de La Florida, con forma de cartabón,
y del entorno. (Google Earth, 27/05/2002).

Su historia se remonta a la época almohade (1147-1248), cuando en la Isbiliya musulmana se acometen numerosas obras y reformas, entre ellas la del propio acueducto. Ésto, junto a la proximidad del arroyo Tagarete, motivó la creación del Palacio de la Buhayra y de las numerosas huertas que lo rodeaban. Pero curiosamente, las primeras constancias de su existencia se deben a las crónicas castellanas de la Reconquista, puesto que parte de las tropas del rey Fernando III acamparon en lo que hoy es el barrio de San Bernardo y durante el asedio prendieron fuego al palacio, huertas y al propio arrabal, pasando a denominarlo Benahofar y permaneciendo habitado hasta bien entrado el s.XIV. Ya un siglo después, en el XV, este paulatino abandono lo llevó a transformarse en un muladar bastante insalubre, dada su cercanía a los Caños de Carmona. Dicha situación persistió hasta el s.XVIII con la creación de la Huerta de Espantaperros, cuyos terrenos llegaban hasta el antiguo matadero de la Puerta de la Carne, de ahí su curioso nombre. Posteriormente sería dividida en otras dos más, la Huerta de Espantaperrillos y la Huerta de San Rafael.

Folleto de la Quinta de la Florida de 1883.
(todocoleción.net)

En el s.XIX la zona se va transformando con el avance industrial y ferroviario, apareciendo los Almacenes San Rafael y la Quinta de la Florida, cuyos baños vemos anunciados en la imagen superior, además de la manzana de viviendas y comercios de La Florida, levantada en 1873. Durante el s.XX la transformación urbanística del entorno de esta manzana es casi constante. Muchos recordarán la freiduría, los bares y otros clásicos establecimientos que tuvieron que ir cerrando a comienzos de este nuevo milenio, dejando otra vez este rincón de Sevilla sin vecinos.

Restos arqueológicos más cercanos a la c/La Florida,
en 2009. (Sevillanadas)
Misma zona cercana a la c/La Florida, en abril 2019.

Más restos próximos a la av/Menéndez Pelayo,
en 2009. (Sevillanadas)
El área próxima a la av/Menéndez Pelayo, en abril 2009.

En plena burbuja inmobiliaria, la excavación del garaje del proyecto Novaflorida se dió de bruces ante este importante hallazgo arqueológico que certificaba su existencia. Pero llegó la crisis y un barullo, entre el entrenador Juande Ramos, la promotora Novaindes y el banco Novacaixa Galicia, acabó en obra paralizada y una investigación arqueológica suspendida hasta que la Sareb (banco malo) se hizo cargo a finales del año pasado de ella. Gracias a la comparativa, entre las fotos de Sevillanadas del otoño de 2009 y las nuestras de la actual primavera, vemos la evidente diferencia en la profundidad de la cota del terreno y en los propios hallazgos, ya que si los de 2009 se dataron en el s.XIV y sirvieron para conocer la estructura del arrabal, sus calles, adarves, casas en terrazas hacia el Tagarete, etc, los nuevos sean probablemente anteriores, puede que los originales, viendo el trazo de los muros. Lo que está claro, y desde Sevilla Legendaria queremos dar voz de ello, es que el montón de tierra que se agolpa en medio del solar es un nuevo muladar que esconde parte del pasado de nuestra historia, así como la desaparición y de lo que ningún gobierno municipal ha sabido defender, siendo cómplice de su destrucción. Así es la triste realidad de esta ciudad tan turísticamente pregonada y el final de Benialofar.

4 comentarios:

  1. ¿Qué se hizo con los restos del arrabal que aparecen en las fotos? Porque las tapias que rodean el solar llevan apuntaladas hace la torta de años sin que, como es habitual, nadie tome una decisión al respecto. Por cierto, allí fue donde plantó su campamento la hueste del infante don Alfonso (el futuro Alfonso X, no el hermano del rey Fernando)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Amo del Castillo,

      como bien indica, la fachada permanece apuntalada para ser "respetada" en la nueva construcción. En cuanto a los restos de 2009, todo parece indicar que han sido arrasados, ahora se estudia los más profundos porque parece ser que son los originales, pero de época romana, atención a ese dato. Y efectivamente, las huestes de don Alfonso acamparon en toda esa zona junto a San Bernardo, de ahí que atacaran una noche prendiendo fuego a todo.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Pues vaya chorrada respetar esa fachada roñosa que, además, no tiene nada relevante ni artístico en ella. Admito que obliguen a construir una igual por aquello de conservar el estilo arquitectónico, pero de ahí a tener que preservar una construcción que encima se cae a cachos y con materiales degradados por años y años expuestos al meteoro me parece la típica soplapollez de los inútiles de los politicastros de turno. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el andamiaje resulta llamativo y costoso, todo sea en cumplimiento de la ley (cuando se antoja), porque en Nervión no es una zona que se cumpla mucho precisamente. Ahora sólo queda esperar si respetan algo de los hallazgos y lo adaptan como hicieron en la Trinidad o en los bloques que hay en la otra acera de la avenida con los restos de la muralla. A saber.

      Un saludo.

      Eliminar