martes, 9 de abril de 2013

Hoy recordamos a Aníbal González.

          Hoy recordamos a unos de los pilares fundamentales para la Sevilla de principio del siglo XX, se trata del arquitecto sevillano Aníbal González Álvarez-Ossorio, el cual es sin duda uno de los mayores artífices de la arquitectura regionalista de nuestro país, como así lo demuestran sus diferentes creaciones por gran parte del sur de España.


Aníbal nace en Sevilla en 1876, fue uno de esos niños al cual sus estudios, supuso un esfuerzo descomunal a su familia, ya que no poseían grandes recursos económicos. El 25 de noviembre de 1902, recibe el título de arquitectura siendo el mejor estudiante de su promoción. Ocho años después en 1910 es nombrado director de las obras de la Exposición Iberoamericana que se celebraría en Sevilla en 1929. El 9 de enero de 1920, sufre un atentado en el que le disparan dos tiros, que no llegaron a alcanzarle y sale ileso. El atentado fue a cargo de un grupo anarquista del sindicato de peones albañiles. En 1927 dimite tras tener un roce con el nuevo comisario de la Exposición, el Señor José Cruz Conde. Fallece el mismo año de la Exposición, en 1929 a los 53 años de edad, en una absoluta ruina.


Una de las primeras obras que realizó Anibal González fue el desaparecido Café París, situado en la Plaza de la Campana con la calle O´Donnell.


La Plaza de España, puede ser la obra cumbre de Aníbal González, al menos, es la obra que lo mantiene vivo en la historia de esta ciudad. Aunque lo que poca gente sabe, es que el no finalizó el proyecto, ya que después de su dimisión como director de obras, Vicente Travel terminó los cerramientos del recinto.

Otras obras de Aníbal González:

Capilla del Carmen
 
Casa de Maestrantes
Casa de Luca de Tena (Paseo de la Palmera)
Más adelante contaremos una misteriosa historia sobre este personaje con toques de leyenda en un tiempo no muy lejano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario